top of page

Cómo lidiar con las rabietas a la hora de la comida

¡Hola, mamás jóvenes y fabulosas! Sabemos que la hora de la comida puede convertirse rápidamente en un campo de batalla lleno de gritos, lágrimas y, a veces, comida voladora. Pero no te preocupes, ¡tenemos algunos trucos bajo la manga para ayudarte a sobrevivir (y prosperar) durante las rabietas a la hora de la comida!


Mamá e hija en la cocina
Ten calma, no eres la única que batalla con sus niñ@s a la hora de comer.


Paso 1: Prepara el terreno



Antes de que la comida llegue a la mesa, asegúrate de que el ambiente sea lo más tranquilo posible. Pon una música suave, baja las luces un poco y asegúrate de que tu peque tiene hambre pero no está al borde de la desesperación. ¡La preparación es clave!




Paso 2: Involucra a tu pequeño chef



Los niños adoran sentirse importantes. Invita a tu hijo a ayudarte en la cocina. Permítele elegir entre dos opciones saludables o que te ayude a mezclar ingredientes. Verás cómo su disposición cambia cuando sabe que ha tenido parte en la creación del plato.


Mamá con hijo cocinando
Son este tipo de actividades de todos los días, las que construyen sus memorias más queridas de la infancia.




Paso 3: Presenta la comida de manera divertida



¡La presentación es todo! Usa moldes para cortar los alimentos en formas divertidas o crea caritas sonrientes con los ingredientes. Un plato que parece una obra de arte será mucho más atractivo que un simple montón de verduras.


Desayuno para niños
Con creatividad puedes convertir la hora de la comida en toda una aventura.


Paso 4: Mantén la calma y sé paciente



Cuando empiece la rabieta (porque, seamos realistas, probablemente lo hará), respira hondo y mantén la calma. Recuerda, tu pequeño está aprendiendo. Habla con él en un tono suave y tranquilizador, y evita entrar en confrontaciones.


Mamá estresada
Recuerda que es normal sentirse frustrado, lo importante es saber que la constancia es lo que hará que tu hijo aprenda a comer bien y saludable.


Paso 5: Cuentos y juegos



Convierte la hora de la comida en una aventura. Cuenta historias sobre los alimentos en el plato (¿Sabías que las zanahorias son las varitas mágicas de los conejos?) o inventa juegos como "Adivina el sabor". Esto distraerá a tu hijo y hará que la comida sea más entretenida.


Mamá dando de comer a bebé
El momento de la comida o el desayuno es tiempo de calidad con tu familia




Paso 6: Refuerza el buen comportamiento



Celebra cada pequeña victoria. ¿Tu hijo comió una verdura sin quejarse? ¡Genial! Elogia su buen comportamiento y hazle saber lo orgullosa que estás. Un refuerzo positivo puede hacer maravillas.


Mamá feliz con hija
Nunca desaproveches para decirle cuanto lo quieres y todas su cualidad.




Paso 7: No te olvides de ti misma



Finalmente, recuerda cuidarte a ti misma. La maternidad puede ser agotadora, y es fácil poner las necesidades de tu pequeño por delante de las tuyas. Tómate un tiempo para relajarte y recargar energías. ¡Una mamá feliz y descansada es una mamá más capaz de manejar las rabietas!



Esperamos que estos pasos te ayuden a convertir la hora de la comida en un momento más agradable y menos estresante. ¡Recuerda, lo estás haciendo genial! Cada día es una nueva oportunidad para aprender y crecer junto a tu pequeño. ¡Buena suerte y buen provecho!








7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page