top of page

Mindfulness, estar aquí y ahora.

¿Te sientes abrumado por la vida diaria? ¿El estrés y la ansiedad te están pasando factura? En un mundo lleno de distracciones y responsabilidades, encontrar la calma puede parecer un desafío monumental. Pero aquí viene la buena noticia: ¡el mindfulness puede ayudarte a recuperar el equilibrio en tu vida, sin importar cuán ocupado estés!


¿Qué es el Mindfulness?


Mujer meditando en la ventana. Mindfullness.
Somos el aquí y el ahora.

El mindfulness, o atención plena, es una práctica que se basa en la idea de prestar atención plena al presente, sin juzgar. Implica centrar tu atención en lo que estás haciendo y ser consciente de tus pensamientos y emociones sin dejarte llevar por ellos. En pocas palabras, es estar aquí y ahora.



¿Por qué es Importante estar aquí y ahora cuando estas ocupadxs?


La vida moderna puede ser un torbellino de tareas, notificaciones, plazos y expectativas. Esto puede llevarnos al agotamiento y al estrés constante. El mindfulness ofrece una vía para tomar un respiro y encontrar la paz en medio del caos. Aquí hay un sencillo paso a paso para empezar:


Mindfulness
La felicidad está en los detalles.


Convierte las Tareas Cotidianas en Rituales:


No necesitas horas de meditación para practicar el mindfulness. Comienza con pequeños momentos a lo largo del día. Por ejemplo, mientras bebes tu café por la mañana o comes tu Yunno. Dedica un minuto a sentir el aroma y el sabor, en lugar de pensar en las reuniones del día.


Mujer tomando café
El sólo hecho de poder disfrutar de una taza de café o un buen desayuno es especial.

En lugar de apresurarte a través de tus tareas diarias, conviértelas en rituales conscientes. Al lavar los platos, siente el agua y el jabón en tus manos. Cuando te duches, observa la sensación del agua en tu piel. Estos pequeños rituales pueden convertir actividades cotidianas en momentos de mindfulness.


La clave del mindfulness es la consistencia. No te exijas hacerlo perfectamente ni durante largos períodos. Encuentra momentos en tu día para aplicar estas técnicas y, con el tiempo, notarás una mayor calma y claridad mental.



Utiliza Aplicaciones y Recursos


Existen muchas aplicaciones y recursos en línea que pueden ayudarte a incorporar el mindfulness en tu rutina. Aplicaciones como Calm o Headspace ofrecen meditaciones guiadas y ejercicios de atención plena.


Headspace
Utiliza todos los recursos a tu alcance (Imagen de Headspace).



Autocompasión


La autocompasión es una parte fundamental del mindfulness. Nos ayuda a tratarnos a nosotros mismos con amabilidad y comprensión, especialmente cuando enfrentamos desafíos o momentos difíciles. A continuación, te guiaré a través de un ejercicio de autocompasión que puedes realizar en cualquier momento:


Encuentra un lugar en donde puedas practicar este ejercicio con calma y sin interrupciones. Inhala profundamente y exhala lentamente varias veces para relajarte. Con cada inhalación, imagina que estás inhalando calma y claridad. Con cada exhalación, libera cualquier tensión o negatividad.


Piensa en un momento reciente en el que te hayas sentido estresado, ansioso o autocrítico. Visualiza la situación en detalle, pero mantén una distancia emocional, no te juzgues. Imagina que estás hablando contigo mismo como lo haría un amigo comprensivo. Puedes decirte algo como: "Es normal sentirse de esta manera en momentos difíciles". Trátate con la misma bondad y comprensión que ofrecerías a un amigo que esté pasando por lo mismo.


Coloca tus manos suavemente sobre tu corazón o donde te sientas cómodo. Esto puede ayudar a conectarte contigo mismo de una manera amorosa. Silenciosamente, repite frases de autocompasión. Pueden ser frases como: "Merezco amor y comprensión", "Soy humano y cometo errores, eso está bien" o "Estoy haciendo lo mejor que puedo en este momento". Utiliza las frases que resuenen contigo, las que sean un apapacho de ti para ti.


Visualiza la compasión y la amabilidad fluyendo desde tu corazón hacia todas las partes de tu cuerpo. Siente cómo esta energía cálida y amable te envuelve, brindándote apoyo y cuidado. Permítete sentir cualquier emoción que surja durante este ejercicio, puede ser tristeza, alivio, enojo o cualquier otra emoción. No juzgues tus sentimientos, simplemente acéptalos.


Termina el ejercicio agradeciéndote a ti mismo por dedicarte tiempo a practicar la autocompasión. Abre los ojos si los tenías cerrados y continua tu día con esta misma energía.

Mujer abrazándose
Quien más debe cuidarte y amarte eres tú mism@.



Ejercicio de Gratitud: Cultivando la Apreciación por la Vida

La gratitud es una poderosa herramienta para cultivar una mentalidad positiva y mejorar tu bienestar emocional. Aquí te dejamos un paso a paso para de un ejercicio de gratitud que puedes hacer por las mañanas o antes de dormir :

  1. Encuentra un Momento Tranquilo: Busca un lugar en donde puedas sentarte o acostarte sin distracciones, un espacio tranquilo y seguro en el que puedas cerrar los ojos y dedícate este tiempo exclusivamente para ti y ver en tu interior.

  2. Respira Profundamente: Inhala y exhala lentamente varias veces para relajarte y centrarte en el momento presente.

  3. Recuerda las Pequeñas Cosas: Comienza recordando las pequeñas cosas por las que te sientes agradecido. Pueden ser cosas cotidianas como la taza de café por la mañana, el sol brillando en el cielo o una sonrisa amable de un amigo.

  4. Visualiza Momentos de Gratitud: Con cada cosa por la que te sientes agradecido, visualiza el momento en tu mente. Trata de revivirlo en detalle, utilizando todos tus sentidos. ¿Cómo se ve, suena, huele, siente o sabe ese momento?

  5. Escribe en un Cuaderno de Gratitud: Abre un cuaderno o utiliza una aplicación en tu teléfono para llevar un registro de estas cosas por las que te sientes agradecido. Escribe una lista o, si lo prefieres, crea pequeñas descripciones de cada momento.

  6. Expande tu Gratitud: A medida que avanzas en el ejercicio, amplía tu enfoque de la gratitud. Piensa en las personas que amas, las oportunidades que has tenido y las lecciones que has aprendido en la vida.

  7. Reflexiona sobre el Presente: Ahora, piensa en lo afortunado que eres por estar vivo y experimentar este día y todos sus retos. La vida misma es un regalo.

  8. Termina con un Compromiso: Finaliza el ejercicio con un compromiso. Decide mantener una actitud de gratitud en tu vida diaria. Puedes comprometerte a anotar tres cosas por las que te sientes agradecido cada día de manera constante.

  9. Abre los Ojos y Sonríe: Cuando estés listo, abre los ojos y sonríe. Lleva contigo este sentimiento de gratitud a lo largo de tu día.

Mujer agradecida
Pequeños gestos de agradecimiento pueden ayudar a hacer un cambio radical.

En resumen, el mindfulness es una práctica que todos podemos integrar en nuestra vida cotidiana, incluso en medio del ajetreo. Con solo unos minutos al día, puedes encontrar momentos de calma y bienestar en medio del caos. ¡Así que adelante, da el primer paso hacia una vida más consciente y equilibrada!

¿Cuál es tu técnica favorita de mindfulness? Comparte tus experiencias en los comentarios.




104 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page